Categories
Languages

La Organización Mundial de la Salud debe colaborar plenamente con Taiwán

A medida que la epidemia del coronavirus se propaga rápidamente por todo el mundo, Taiwán logra contener drásticamente su propagación en un territorio insular apenas más grande que Bélgica y poblado por más de 23 millones de habitantes. A pesar de sus cercanía geográfica, vínculos comerciales y turísticos con China, al 31 de marzo de 2020, Taiwán ha tenido 322 casos confirmados y cinco muertes, con infección y mortalidad per cápita mucho más bajas que las observadas en el resto del mundo.

Sin embargo, el país aún está excluido de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El gobierno de Taiwán ha podido anticipar la epidemia y mantener su capacidad de ejecución tanto de políticas sanitarias como las económicas. Mientras que muchos países en el mundo han ordenado a sus poblaciones estar confinadas, la vida en Taiwán continúa casi con normalidad: las universidades y escuelas permanecen abiertas, los comercios continúan operando y las personas se mueven libremente.

Tras el primer caso de coronavirus en su territorio el 23 de enero, Taiwán inmediatamente implementó un sistema de gestión de crisis epidémica para prevenir la propagación del virus. Este dispositivo fue diseñado e implementado después de la experiencia traumática de SARS en la isla en 2003.

Tan pronto como el 24 de enero, las autoridades taiwanesas impusieron restricciones en la exportación de máscaras y controles aduaneros estrictos para los visitantes que han estado en China en los 14 días previos. Adicionalmente, cuarentena obligatoria de 14 días a los ciudadanos que retornan de las zonas más afectadas. Todos los recién llegados al país son sometidos a un monitoreo continuo de su salud. Al personal médico se les ha restringido salir del país. Actualmente, Taiwán tiene 13 millones de máscaras protectoras del virus disponibles diariamente para su gente. Su producción se ha incrementado cuatro veces en un mes.

Hasta la fecha, Taiwán sigue siendo el único país del mundo que centralizó todas las decisiones en un comando unificado e intersectorial. El Ministro de Salud y Bienestar de Taiwán tiene la autoridad de coordinar medidas aplicables a Aduanas, Economía, Educación y Transporte. Esta centralización en la recolección de información y toma de decisiones es el principal factor de una gestión efectiva de la epidemia.

Taiwán puso a trabajar rápidamente a todo su sistema de salud cubriendo la cadena de potencial contaminación: alerta a viajeros, rastreo de personas en contacto con pacientes infectados, confinamiento durante la incubación, cuarentena, colas dedicadas para casos sospechosos en hospitales, distribución de máscaras y productos hidroalcohólicos… Los investigadores taiwaneses han logrado aislar cepas virales del coronavirus y sintetizado el antiviral remdesivirs. Actualmente están desarrollando un proceso de prueba de sólo 15 minutos.

La divulgación periódica de información detallada sigue desempeñando un papel importante en crear conciencia en el público, evitando la difusión de información falsa y rumores que puedan causar pánico.

Taiwán ha demostrado su experiencia en investigación médica y prevención además de su sistema de salud de calidad, el noveno mejor del mundo (según el ranking anual Bloomberg de eficiencia sanitaria 2018). Taiwán es un jugador importante y esencial en la salud global. Sin embargo, el país no fue invitado a participar en la próxima reunión anual de la OMS, programada para el 17 al 21 de mayo en Ginebra.

Excluir a Taiwán de esta reunión tan importante, especialmente en la situación excepcional que vivimos, es un error crítico. Esto pone en tela de juicio la seguridad sanitaria global y de Taiwán, porque los problemas de salud desconocen fronteras tal como esta pandemia nos está demostrando.

Taiwán merece tener su lugar en todas las actividades de la OMS. Tiene un rol específico en el fortalecimiento de los sistemas de salud de todo el mundo, una de las principales metas de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), y a partir de ahora, en la lucha contra el coronavirus.

Nosotros, ciudadanos, funcionarios de salud, investigadores, académicos y parlamentarios de diversas procedencias, declaramos que la OMS debe prestar atención, abstenerse de cualquier juego político e influencias diplomáticas y apegarse a su vocación primaria, que es la de proteger lo mejor posible, la salud de todos en una escala global.

La OMS necesita a Taiwán, al igual que Taiwán necesita a la OMS.

Es por eso que instamos a la Organización Mundial de la Salud a estar al día con los desafíos actuales de salud permitiendo a Taiwán participar en su próxima asamblea, en sus otras reuniones y más ampliamente en todas sus actividades.

[forminator_form id=”239″]

Please leave comments in English, Spanish, Italian, Chinese, or French. Thank you.

請以英文、西班牙文、義大利文、法文或中文留言。

When you fill in this webform and click on “post comment”, you accept that your personal data will be processed in order to enable your comment to be published. Before submitting your comment, please take a moment to find out more about who can access your personal data and how it is processed, by reading the privacy policy.

1 reply on “La Organización Mundial de la Salud debe colaborar plenamente con Taiwán”

During this health and economic crisis concerning the Covid-19 outbreak, the Taiwanese government has shown their superior capability of handling this kind of situation with clear and well-thought-in-advance solutions, which have helped save plenty of people’s lives (national and international) living in Taiwan. For Taiwan to share all this knowledge with the world barrier-free and for the world to combat similar future situations, I highly recommend the inclusion of Taiwan in the World Health Organisation. Thank you for your time.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.